fbpx
contacto@manuelhiguera.com

La PRE-ocupación de Carlos

La PRE-ocupación de Carlos

Ejemplo de cambio

Una historia que inspira a un cambio

Érase una vez un niño pequeño, llamado Carlos, que quería cambiar el mundo, desde muy temprana edad tenía un gen revolucionario en su interior y siempre había deseado de todo corazón ver un cambio en este mundo que consideraba tan injusto.

Poco a poco fue creciendo y llegó al instituto, donde no estaba de acuerdo con la forma de enseñanza y luchaba contra todos y contra todo lo que se ponía en su camino, tratando de salvar y cambiar el “modus operandi” del instituto, cada vez que percibía alguna injusticia ahí estaba él, para luchar y quejarse por lo que sus principios dictaban.

Más tarde, en la universidad, no estaba para nada de acuerdo con lo que el sistema educativo le proponía así que de cuando en cuando salía a la calle para exigir unos servicios mínimos estudiantiles para él y para sus compañeros, de vez en cuando conseguía algún resultado, como por ejemplo, un cambio de día en algún examen.

Una vez terminada la carrera obtuvo un trabajo en una multinacional trabajando 40 horas a la semana, al principio se le veía relativamente contento con su trabajo, tenía un gran puesto como abogado del estado y se dedicaba desde dentro a luchar contra la legislación tratando de obtener un cambio.

1.- El guión establecido

Conoció a una chica y formó una familia, tuvo dos hijos, un niño y una niña. Les daba sermones sobre como se debían hacer las cosas, les comentaba todo lo que él había luchado y obtenido a lo largo de su vida, para que vieran que este era el camino que debían seguir y tuvieran claro  que tenían que luchar allá por donde fueran contra todas las injusticias que vieran en el mundo, sobre todo, les decía: “Si hay algo con lo que no estáis de acuerdo, salid a la calle y reivindicaros, quejaros delante de quien sea necesario para que así, las cosas vayan a mejor, tal y como ha hecho vuestro padre”

La hija de nuestro amigo, tuvo una vida cómoda en la que se casó con un hombre, era maestra de primaria y vivía fuera del país, la veía en intervalos de tiempo muy largos y nunca se reivindicó contra nada. Por otra parte su hijo hizo totalmente oídos sordos de las palabras que de pequeño le decía, para él, su padre era un “pesado” que trataba de imponerle sus ideas y nunca le interesó luchar contra nada ni nadie.

Con ochenta y seis años, llegó el día en que Carlos murió de viejo, justo el día antes de morir tuvo una revelación y dejó un escrito que decía: ” Cuando era niño quería cambiar el mundo, en la adolescencia quise cambiar mi país, cuando fui mayor quise cambiar a mi familia… Ahora de viejo, en mi lecho de muerte me doy cuenta de que si hubiera cambiado yo, todo lo demás habría cambiado”.

“Sé el cambio que deseas ver en el mundo

Gracias a Borja Vilaseca por inspirarme a escribir esta historia.

Manuel Higuera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.