fbpx
contacto@manuelhiguera.com

Mi historia

Autoconocimiento

Me he pasado la vida pensando que todo tenía que ser mas fácil, pensaba que las cosas tal y como me las enseñaban parecían muy difíciles de conseguir y observaba desde muy pequeño como las personas mayores que me rodeaban tenían caras de pocos amigos e incluso parecían un poco amargados. Desde muy enano veía a mi padre currar muchísimas horas al día y venir a casa molido, sin tiempo prácticamente para estar en casa y durmiéndose muy temprano porque al día siguiente tenía que volver al trabajo a las 8 de la mañana y llegar a las 10. Siempre me preguntaba ¿Esta vida es la que me espera?

Nunca quise, ni quiero tener una vida difícil de vivir, quiero disfrutar de cada día porque para eso he venido, para disfrutar, para mi no tiene sentido vivir sino es disfrutando, incluso de las mayores desgracias porque disfrutar es tener una actitud de aprendizaje ante la vida, así que sino estoy gozando prefiero no tener este regalo tan preciado que es vivir.

A base de experiencias vitales fui formándome como persona. Parecía increíble pero me sentía hundido, frustrado e incomprendido conforme más experiencias tenía, lo que escuchaba era siempre lo mismo, “Así es la vida” “Eres muy pequeño para entenderlo” “Es lo que hay”como podréis imaginar no me sentía en absoluto identificado con esto.

Toqué fondo, o como yo lo llamo me sumergí en mi propio pozo con 19 años. Estudiaba ADE-DCHO en la Universidad de Extremadura, os aseguro que eso no era lo mío. Lo único que hacía era salir de fiesta y narcotizarme cada día un poquito más, era increíble, tenía tanto temor a estar 5 minutos de mi vida en contacto conmigo mismo, que solo salía, me emborrachaba y bebía con tal de no sentir el dolor de vivir una vida con la que no estaba agusto, quería beber y beber para calmar el ruido mental y dejar de pensar en que mi vida no tenía ningún sentido, paradójicamente salir de Miércoles a Domingo todas las semanas era lo que mas dolor me generaba y ese dolor, era cada vez más insoportable.

Recuerdo perfectamente la sensación de levantarme hecho una completa mierda, con el cuerpo destrozado y no acordarme de nada. Terminé de sumergirme en el pozo tras terminarse mi relación de pareja con una chica. Esa fue una buena colleja de la vida que me dejó prácticamente K.O. En ese momento mi vida estaba patas arriba, os cuento.

Dentro del pozo todo estaba muy oscuro, absolutamente todo y todos tenían la culpa de como yo me encontraba y con ellos pagaba todo mi dolor, tenían que joderse porque yo estaba jodido. La relación con mis padres acabó siendo muy tormentosa, no había ningún tipo de comunicación, la pareja de ese entonces “me había destrozado el corazón” y ellos eran los que pagaban el pato, me quedé sin amigos prácticamente, estaba totalmente convencido de que la culpa era de los demás que eran muy “malas personas” y no comprendían lo que una mente tan sofisticada como la mía podía pensar.

Por rechazar, rechazaba hasta a mi almohada, estaba cabreado con todo el mundo, pero con el que más cabreado estaba era conmigo mismo y la persona a la que mas daño le hacía era a mí mismo, solo que me había puesto una venda en los ojos y no podía verlo.

Bien, después de todo este caos decidí darme un tiempo y dedicármelo a mi mismo de la mejor manera que sabía, me propuse estar sin pareja durante un año y medio para dedicármelo a mi y estar preparado para que no me ocurriera la mismo, estaba convencido de que me iba a sanar.

¿Adivinas lo que ocurrió verdad?

Efectivamente, volvió a pasar. Empecé a salir con otra chica a los 20 años, cuando nos estábamos conociendo me comentó algo de una herramienta de autoconocimiento que yo no conocía en ese entonces y que sin duda me cambió la vida, El “eneagrama”. Durante esta relación deje la carrera de ADE-DCHO y me fui a Madrid a estudiar Arte Dramático, esta relación fue un viajazo no os voy a mentir, volví a vivir y sentir las mismas cosas que había sentido en mi anterior relación, al darme cuenta de todo esto sentí que ese año y medio no habían servido para nada y no pude soportar el dolor de sentirme de nuevo de la misma manera, así que pensé en suicidarme.

Tranqui, estoy aquí escribiéndote así que estoy vivo. Decidí hacer un RESET total y comencé a ir a una psicóloga en busca de respuestas, esta mujer me enseñó a un hombre que puedo decir con certeza que a día de hoy es mi maestro espiritual, Borja Vilaseca.

Al escuchar a este tío flipé, de repente en mi cabeza y sobre todo en mi corazón todas las ideas que venía teniendo desde pequeño empezaron a encajar, fueron adquiriendo un sentido y me sentía muy identificado con él y con todo lo que decía, empecé a comprarme libros y ver conferencias suyas y empecé a empaparme de conocimientos de él y otros autores.

Por cosas de la vida me encontré con que Borja conocía profundamente el eneagrama y tenía vídeos sobre ello, asi que me compré su libro y me emborraché de eneagrama hasta las trancas. De esta manera terminé rompiendo la coraza y decidí emprender, como dice él, mi propio viaje apasionante de Autoconocimiento.

A día de hoy puedo decir con soltura que estoy muy pero que muy agradecido de todo el dolor y el sufrimiento por el que he pasado, estoy muy agradecido de todas y cada una de las circunstancias que han ocurrido en mi vida porque gracias a ellas hoy soy el ser humano que soy y sobre todo estoy agradecido a la vida por darme todo lo que he necesitado para estar hoy aquí con vosotros pudiendo desempeñar una de mis labores que es compartir mi forma de ver este viajazo que es la vida con vosotros. Muchísimas gracias.